INFANTERÍA DE MARINA: AÑO 1.895


ESCALAFÓN DEL CUERPO DE INFANTERÍA DE MARINA, correspondiente al
1º de Enero de 1.895


PLANTILLA DE DESTINOS
DFL
CUERPO DE INFANTERÍA DE MARINA
EN SU ESCALA, ACTIVA
según el Real decreto de organización de 30 de Abril de 1.886 y las alteraciones que introduce el de 6 de Agosto de 1889


Un (1) Mariscal de Campo

Jefe Principal del Cuerpo, Vocal especial del Centro Consultivo y de la Junta Clasificadora, y para servir los destinos y comisiones que el Gobierno tenga a bien conferirle.

Tres (3) Brigadieres

Para Gobernador Militar de la plaza de Ferrol y Subinspector ........................................1
Para Subinspectores de los Departamentos de Cádiz y Cartagena ..................................2
Total .............................................................................................................................3

Ocho (8) Coroneles

Para Ayudantes de comisiones y órdenes de S. M. ........................................................1
Para Oficial 1º del Ministerio .........................................................................................1
Para el mando de los Regimientos en los Departamentos de Cádiz, Ferrol
y Cartagena ..................................................................................................................3
Para el mando de los cuadros de Recluta de Depósito y Reserva de los
mismos Departamentos núms. 1, 2 y 3........................................................................... 3
Total .............................................................................................................................8

Catorce (14) Tenientes Coroneles

Para Habilitado General del Cuerpo en Madrid ..............................................................1
Para primeros Jefes de los seis Batallones que guarnecen los
Departamentos de Cádiz, Ferrol y Cartagena .................................................................6
Para primeros Jefes de los tres cuadros de Reclutamiento............................................... 3
Para Comisiones en Ferrol y Cartagena ..........................................................................2
Para Comandante de las tropas en Filipinas ....................................................................1
Para Comandante de la Habana .....................................................................................1
Total .............................................................................................................................14

El destino de Comandante de las fuerzas en el Apostadero de la Habana puede ser desempeñado por un Coronel, según previene el art. 16 del Real Decreto de 30 de Abril de 1.886.

Veintidós (22) Comandantes

Para el detall del Apostadero de la Habana ......................................................................1
Para Auxiliar del General del Cuerpo ...............................................................................1
Para el detall de las fuerzas del Apostadero de Filipinas ...................................................1
Para el detall de los seis Batallones que guarnecen los
Departamentos de Cádiz, Ferrol y Cartagena ..................................................................6
Para el detall de lo3 tres cuadros de Reclutamiento ..........................................................3
Para Fiscales de los seis Batallones que guarnecen los
Departamentos de Cádiz, Ferrol y Cartagena ..................................................................6
Para comisiones ..............................................................................................................3
Para Sargento Mayor de la plaza del Ferrol .....................................................................1
Total .............................................................................................................................22

Ochenta y tres (83) Capitanes

Para la Compañía de Depósito del Apostadero de la Habana ..........................................1
Para la Compañía de Ordenanzas .................................. ................................................1
Para Auxiliares del Ministerio .................................. .................................. ....................2
Para Ayudante del Jefe Principal del Cuerpo .................................. ................................1
Para Ayudantes Secretarios de los Subinspectores de los tres
Departamentos .................................. .................................. .........................................3
Para Depositarios de los tres cuadros de Reclutamiento .................................. ................3
Para Habilitados de los seis Batallones activos .................................. ..............................6
Para Oficiales de almacén .................................. .................................. ..........................3
Para Depositario en el Apostadero de Filipinas .................................. .............................1
Para las Compañías de Guardias de Arsenales de los citados Departamentos ...................3
Para la Compañía de Guardias de Arsenales del Apostadero de Filipinas .........................1
Para la Compañía de Depósito del mismo .................................. .....................................1
Para las 24 Compañías de que constan los seis Tercios activos .......................................24
Para Ayudantes de los mismos Tercios .................................. .................................. .......6
Para Depositarios de los expresados Tercios .................................. .................................6
Para las 12 Compañías de que constan los tres cuadros de Reclutamiento .......................12
Para Ayudantes y Fiscal de los mismos .................................. ................................. ........3
Para comisiones .................................. .................................. ................................. .......3
Total ..............................................................................................................................83

Noventa y nueve (99) Tenientes

Para las 24 Compañías de que constan los seis Batallones a dos cada una........................48
Para Subgobernador de Río de Oro..................................................................................1
Para las 12 Compañías de que constan los tres cuadros de Reclutamiento....................... 24
Para la Compañía de Depósito del Apostadero de la Habana ............................................3
Para la Compañía de Depósito del Apostadero de Filipinas ...............................................3
Para Ayudante de las fuerzas del mismo ............................................................................1
Para la Compañía en la Corte ...........................................................................................3
Para las tres Compañías de Guardias de Arsenales de la Península,
a tres cada una .................................................................................................................9
Para la Compañía de Guardias de Arsenales del Apostadero de Filipinas ...........................2
Para comisiones ................................................................................................................5
Total................................................................................................................................99

Cuarenta y cinco (45) Alféreces

Para las 24 Compañías de que constan los seis Batallones................................................ 24
Para Abanderados de los mismos Batallones ......................................................................6
Para la Compañía de Depósito del Apostadero de la Habana .............................................1
Para la Compañía de Depósito del Apostadero de Filipinas ................................................3
Para Abanderado de la fuerza del mismo Apostadero .........................................................1
Para las tres Compañías de Guardias de Arsenales de la Península ......................................3
Para la Compañía de Guardias de Arsenales del Apostadero de Filipinas .............................1
Para los cuadros de Reclutamiento núms. l, 2 y 3, dos para cada uno ...................................6
Total .................................................................................................................................45

CLASES DE TROPA                                         ESCALA DE RESERVA
Sargentos Primeros: ...........................59               Coroneles ............................. 2
Sargentos Segundos: ........................217               TCOL,S ............................... 3
Cabos Primeros: ..............................229               Comandantes......................... 6
Cabos Segundos: ...............................80               Capitanes ........................... 20
Maestros Cornetas: ..............................3               Tenientes .............................14
Cabos de Cornetas: ..............................7              Alféreces .............................. 8
Total ................................................585               Total ....................................53
COMPAÑÍA DE INVÁLIDOS: Feria y Gómez, Sr. D. Manuel, .... Capitán Comandante

1 Coronel.- Fiscal de causas del Departamento de Cádiz. 2.- Fiscal de causas de la Jurisdicción del Ramo en la Corte.
1 Tcol.- Fiscal de causas del Dpto. de Ferrol. 2.- Idem de Cartagena. 3.- Secretario de la Comisión Central de Pesca.
1 al 5 Comandantes.- Fiscal de Causas de los Dptos. de Ferrol, Cádiz y Cartagena y Apostaderos de La Habana y Filipinas.
6.- Sargento Mayor de la plaza de Ferrol.
Capitanes, Tenientes y Alféreces destinos de Ayudantes de los Arsenales de los Departamentos y Apostaderos
.

REALES ÓRDENES

ESCUELAS
Excmo. Sr.: En vista de la necesidad imperiosa de dotar al Cuerpo de Infantería de Marina, a la mayor brevedad posible, de Oficiales subalternos que reúnan las condiciones necesarias para ello, y no existiendo alumnos en la Escuela en clausura desde el 1º de Septiembre de 1.893. época en que terminaron sus estudios los del último semestre, atendiendo al mismo tiempo a la conveniencia de cubrir todos los servicios con la mayor economía posible, con tanto más motivo cuanto que en el presupuesto próximo no se consigna cantidad alguna para el sostenimiento de la Escuela;
S. M. el Rey (q. D. g.), y en su nombre la Reina Regente del reino, se ha servido disponer la admisión de 25 alumnos el día 1º de Noviembre de 1895 en la Escuela de Infantería de Marina que se establecerá en San Fernando, debiendo sujetarse para ello a las disposiciones siguientes:
1º. Las plazas se adjudicarán mediante pública oposición, verificándose los ejercicios, en esta corte y dando principio el 1º de Septiembre de 1895.
2º. Las solicitudes para tomar parte en las oposiciones, escritas y firmadas por los interesados, se dirigirán al señor Ministro de Marina y se presentarán en la Subsecretaría a las horas de oficina, donde se admitirán hasta las cinco de la tarde del día 15 de Agosto próximo.
3º Las solicitudes deberán expresar el domicilio y acompañar certificación del acta civil de nacimiento debidamente legalizada, sin enmiendas ni raspaduras, que acredite que en 1º de Septiembre de 1895 hayan cumplido diez y seis años y no pasen de veintiuno los paisanos y de treinta los individuos de la clase de tropa.
4º Acreditarán ser ciudadanos españoles, tener buena conducta y la robustez y aptitud física necesarias, debiendo someterse a un reconocimiento facultativo que verificará una Comisión de Médicos de la Armada.
5º Las oposiciones se practicarán con sujeción estricta al programa detallado que se inserta a continuación.
6º Los alumnos estarán colegiados y su permanencia en la Escuela será de doce meses, durante los cuales estudiarán en dos semestres las siguientes materias:
Primer semestre: Topografía descriptiva (teoría de rectas y planos), planos acotados, Ordenanzas, táctica, servicio de guarnición, ídem de campaña, servicio de a bordo, armas portátiles.
Segundo semestre: Fortificación de campaña y nociones de la permanente, artillería, nociones de historia militar, Código de la marina de guerra, nociones de arte militar, detall y contabilidad del Cuerpo, nociones de Geografía militar, procedimientos militares, y una vez aprobados de ellas, serán promovidos a Alféreces
7º Los aspirantes que resulten aprobados al presentarse en la Escuela serán filiados, y sus padres ó tutores depositarán en la caja de dicho Centro, por trimestres adelantados, el importe de uno de ellos a razón de 3 pesetas diarias; en la inteligencia de que si alguno dejara de cumplir este requisito, será dado de baja en el Cuerpo.
8º Como en el presupuesto del próximo ejercicio no se consigna cantidad alguna para esta Escuela, los jóvenes que tengan concedidas plazas gratuitas ó pensionadas en las carreras de la Armada tienen el deber de abonar durante este ejercicio las mismas cantidades que los que no la tuviesen, y por consiguiente, para disfrutar de esta concesión, tendrán que esperar a examinarse en las sucesivas oposiciones.

De Real orden lo digo a V. E. para su conocimiento y el de esa corporación.- Dios guarde a V. E. muchos años. Madrid 28 de Mayo de 1895.- José M. de Beranger.- Señor Presidente del Centro Consultivo.

PROGRAMA
detallado de los exámenes para ingreso en la Escuela de Infantería de Marina

Los opositores presentarán ante la Junta de exámenes certificados de los Institutos de haber aprobado las asignaturas de Geografía e Historia universal y particular de España; los que no lo hicieren, se examinarán de ellas, así como de las asignaturas siguientes
Dibujo natural hasta cabezas, ó lineal, y principios de topográfico ....

EXPOSICIÓN

Señora: Las vicisitudes por que atraviesan las diferentes clases de los Cuerpos de la Marina en las campañas que vienen sosteniendo por mar y por tierra, producen un excesivo número de bajas en sus diferentes clases, efecto de heridas unas y de fatigas en distintos climas otras, no siendo pocos los que lesionados de un modo grave, tendrán que abandonar el servicio y atemperarse con sus familias a vivir de un corto haber de retiro.
La horrible catástrofe del crucero de guerra Reina Regente, las campañas de Cuba y Filipinas proporcionarán, por desgracia, un numeroso contingente de huérfanos ante los cuales la nación no puede ser indiferente, y a semejanza de lo que se hace en el Ejército con la creación de asilos y compañías de Guardias civiles y Carabineros jóvenes, el Ministro que tiene la honra de suscribir cree pudiera hacerse lo mismo en Marina, creando un centro de educación para los huérfanos desvalidos que no tienen medio de procurarse una carrera u oficio.
Y como tanto amparo y tamaño beneficio puede llevarse a ejecución sin gravamen para el Erario, si V.M. se digna aprobar las bases que se acompañan, deber muy principal es el exponerlas a V.M.
Por ellas, se organizaría en el Departamento de Cádiz una compañía de soldados jóvenes de Infantería de Marina, en armonía con las que tienen otros institutos.
Madrid 3 de Julio de 1.895.- Señora: AL R.P. de V.M.- José M. de Beránger.

REAL DECRETO

A PROPUESTA DEL Ministro de Marina, de acuerdo con el Consejo de Ministros, en nombre de mi augusto Hijo el Rey Don Alfonso XIII, y como Reina Regente del reino, vengo en aprobar las unidas bases para la creación de la compañía Escuela de Soldados Jóvenes de Infantería de Marina.
Dado en Palacio a 3 de Julio de 1.895.- María Cristina.- El Ministro de Marina, José M. de Beranger.

Excmo. Sr.: Terminadas las oposiciones para veinticinco plazas de ingreso en la Escuela de Infantería de Marina, convocadas por Real orden de 28 de Mayo último, y habiendo sido aprobados en los exámenes hasta treinta y un aspirantes, según consta en las actas remitidas por el Presidente de la Junta de exámenes, S.M. el Rey (q. D. g ), y en su nombre la Reina Regente del reino, ha tenido a bien disponer que en vista de la escasez de Oficiales en el citado Cuerpo, se amplíe hasta treinta y uno el número de los alumnos aprobados para el ingreso en dicha Escuela, habiendo sido colocados por el orden de censuras que a continuación se expresa:

D. Enrique Pérez Naharro ................................... (4)
D. Ambrosio Ristori Granados ............................ (1)
D. Alfonso Albacete y Dueñas. ...........................(14)
D. Adolfo del Corral y Albarracín..........................(8)
D. Eusebio Román Poveda . .................................(2)
D. José Fernández Teruel. ..................................(18)
D. José Lazaga Baralt.
D. Rafael Candón Calatayud . ..............................(5)
D. José Terol Torres. ..........................................(11)
D. Eduardo Ordóñez Trigueros. ..........................(19)
D. Rafael Govea Ramírez. ...................................(13)
D. Hilario Puig Escalona...................................... (16)
D. Joaquín Pery Rebollo.
D. Ventura García Sánchez de Madrid. .................(3)
D. Patricio Montojo y Martínez de Valdivieso. .......(9)
D. Julio Derqui y López Cuervo. ..........................(12)
D. José María Quintián y Seoane. .........................(21)
D. Francisco Pereira de Lema. ...............................(6)
D. Manuel Jiménez Pidal.
D. Andrés Sánchez Ocaña y Rowley.
D. José Martínez de Galinsoga y de la Serna.
D. Jose Poblaciones y Nieto.
D. Serafín Liaño Lavalle. ......................................(20)
D. Ignacio Ferragut Sbert. ....................................(10)
D. Loopoldo Rodríguez de Rivera.
D. Alejandro Jaquetot y Fabré.
D. Leopoldo Jáudenes y Bárcenas ........................(22)
D. Francisco Bover y Dotres. ................................(17)
D. Ricardo Rodríguez Navarro. .............................(15)
D. José Giráldez Benjumea.
Y D. Rafael Barrionuevo y Núñez. ..........................(7)

De Real orden lo digo a V.E. para su conocimiento y el de esa corporación.- Dios guarde a V.E. muchos años.- Madrid 21 de Octubre de 1.895.- José M. de Beranger.- Señores ...
-------------------------


BATALLONES - CUBA

Excmo. Sr.: S.M. el Rey (q. D. g.), y en su, nombre la Reina Regente del reino, ha tenido a bien aprobar el unido cambio de destinos, que da principio con el Capitán D. León Serrano y Echevarría y termina con el Alférez D. José de la Fuente Somoza.
Es asimismo la soberana voluntad de S. M. sean bajas en los destinos a que pertenecían los Oficiales que de los Departamentos de Cádiz y Ferrol han pasado a componer el segundo batallón del tercer regimiento, del cual formarán parte integrante.
Los Tenientes que se encuentran con excedencia voluntaria y residencia, se incorporarán a los destinos que a cada uno se les señala.
De Real orden, comunicada por el Sr. Ministro de Marina, lo digo a V.E. para su conocimiento.- Dios guarde a Y. E. muchos años.-Madrid 21 de Marzo de 1895.- El Subsecretario, Zoilo Sánchez Ocaña.- Señores Capitanes Generales de los Departamentos e Intendencia General.

Relación que se cita
Capitanes
D. León Serrano y Echevarría, Ayudante del General Sánchez Ocaña. 
D. Manuel González Gutiérrez, a las órdenes del General Ruiz Canales.
....................................
------------------

A continuación publicamos la Memoria que el General del Cuerpo dirigió al Sr. Ministro de Marina, como resultado de sus observaciones en la misión que le fue confiada en Abril último de organizar las fuerzas de Infantería de Marina, en previsión de los acontecimientos de Cuba y Filipinas:
"Excmo. Sr.: Honrado por V.E., al conferirme la comisión, como General de la Infantería de Marina, de facilitar y organizar los batallones del Cuerpo que el Gobierno de S.M., en vista de las excepcionales circunstancias por que atraviesan las islas Filipinas y de Cuba, ha creído conveniente pasen a reforzar los ejércitos que guarnecen aquellas apartadas regiones y defienden con su tradicional bizarría el honor de la bandera española y la integridad del territorio nacional, creo de mi deber poner en el superior conocimiento de V.E., que tanto se interesa siempre por cuanto pueda contribuir al brillo y esplendor de la Marina militar y de sus Institutos, tanto el resultado de mis observaciones al despedir en nombre de V. E. a los que llevan la honrosa misión de continuar nuestra gloriosa historia, como aquellas ideas que en la esfera del Gobierno pudieran traducirse en disposiciones que contribuyeran al mejor resultado del servicio encomendado al Cuerpo de Infantería de Marina.
No se ocultará seguramente a V. E. las difíciles circunstancias en que por efecto, sin duda, de la penuria del Tesoro, este organismo se encontraba, pues reducidos sus batallones a la exigua fuerza de 130 hombres, escaso su material, no pudiendo sus unidades tácticas adquirir, por lo que expongo, la instrucción y prácticas indispensables de la vida militar, y con otras circunstancias que fácilmente comprenderá V.E., parecía difícil que al ordenarse por el Gobierno de S.M. la organización de las fuerzas expedicionarias, el resultado haya sido tan rápido y satisfactorio, como me complazco, en recordar a V. E. A los quince días de ordenarse la organización de los mencionados batallones, el segundo del tercero estuvo listo para emprender su marcha a Cuba, y allí se encuentran, Excmo. Sr., 900 soldados de Marina con sus clases correspondientes, cubierto su cuadro de Jefes y Oficiales, equipados, dispuestos de todo lo que necesitar pudieran, y teniendo tal vez a estas horas la envidiable satisfacción de haber demostrado ante el enemigo de la patria, la fe y el entusiasmo que les anima.
Al permitirme aconsejar a V. E. fuesen los segundos batallones los que se alistasen para salir, fue con la idea de que quedasen en los Departamentos las planas mayores y músicas, pudiendo al mismo tiempo desde aquí atender con la urgencia necesaria a las necesidades que aquéllos han de sentir durante la guerra.
La especial campaña con tanta gloria sostenida por el bizarro ejército de Filipinas, afirmando en la isla de Mindanao la soberanía española, es bien distinta de la que en este momento se sostiene en la gran Antilla. Requiere la primera para el sostenimiento de aquel importante territorio, poblado por razas de distintos idiomas y de distintos orígenes, un numeroso núcleo de fuerza europea que sea el sostén de maestro prestigio militar en el Archipiélago, y muy honroso que por ello quede allí por tiempo indeterminado el segundo batallón del primer regimiento; pero esto mismo reclama que esta unidad sea sustituida en la Península por otra de nueva creación.
Las exigencias que la época impone al Oficial moderno; las necesidades que la vida de campaña exigen al subalterno; la virilidad y hasta el entusiasmo de la juventud, confiando al valor y arrogancia de la edad el desempeño de los primeros escalones de la milicia, hacen, Excmo. Sr., bien notoria la necesidad de llevar a estas jerarquías del Cuerpo esta savia más que nunca necesaria en momentos como los presentes y teniendo una oficialidad subalterna y dignísima; pero que gran parte de ella alcanza edades no las más a propósito para sus funciones. Siendo, aun en estas mismas condiciones, escaso su número para llenar cumplidamente el servicio; teniendo la mayoría como próximo límite de su aspiración militar el retiro que por edad señala la Ley; castigadas sus naturalezas por las fatigas y desvelos de sus muchos servicios, todo esto impone, como comprenderá V.E., la necesidad de traer al Cuerpo nuevos Oficiales, que a más de suplir estas deficiencias, permitan estén desempeñado todos los cargos de estas jerarquías, en la justa proporción que el bien del servicio reclama, pues, para no molestar mucho la atención de V.E., me bastará indicarle que los cuadros de reclutamiento cuya importancia militar no necesito encarecer a V. E., carecen de subalternos, como igualmente los primeros batallones que quedan en los Departamentos, por haber tenido necesidad de disponer de esos Oficiales para los batallones expedicionarios; y grave sería que nuevas necesidades del país exigieran la movilización de los que por el momento no tienen el honor de compartir con los segundos batallones las vicisitudes de la vida de campaña. Por todo lo expuesto, reitero a V.E. la necesidad de una próxima convocatoria.
Otro de los puntos de no menos importancia que creo de mi deber llamar sobre él la alta atención de V.E., es sobre la conveniencia de que los batallones que en la actualidad guarnecen los Departamentos, tengan en fila la fuerza precisa, tanto para poder llenar el servicio a bordo y en tierra, como para que la instrucción militar de todas sus clases pueda adquiriese y practicarse de modo que responda al fin que siempre se persigue. Con unidades tácticas casi ilusorias nada puede hacerse, Excmo. Sr., y hasta el espíritu militar que constantemente debe presidir todos los actos de los que sirven a la patria bajo las banderas de un batallón, decae cuando éste carece en absoluto de medios donde pueda desarrollarse la iniciativa y entusiasmo de sus Jefes.
Y si fuera preciso que atenciones urgentes como las que han aconsejado al Gobierno de S.M. movilizar los segundos batallones, exigieran lo mismo de los primeros, nunca serían las condiciones de éstos, hasta transcurrido mucho tiempo, las que los segundos tendrían seguramente al haber adquirido en la vida de campaña la cimentación de todas las virtudes militares que constantemente han caracterizado a la Infantería de Marina.
Estas son por el momento aquellas observaciones de mayor importancia que me considero obligado a poner en el superior conocimiento de V.E., y conociendo el interés, entusiasmo y celo tan acreditado por V.E. en el mejoramiento de todos los servicios de la Marina, todas cuantas puedan contribuir a tan levantado fin me permitiré elevarlas a V.E., en la seguridad de que V.E. verá siempre en mis propósitos, el de auxiliarle desde el cargo que ocupo, como es mi deber y merece quien tan dignamente ejerce el alto mando de la Armada por la confianza de S.M.- Dios guarde a V. E. muchos años.- Madrid 19 de Abril de 1895.- Olegario Castellani.- Excmo. Sr. Ministro de Marina."
------------------

Excmo. Sr.: S. M. el Rey (q. D. g.), y en su nombre la Reina Regente del reino, teniendo en cuenta existen en la campaña de Cuba dos batallones del Cuerpo de Infantería de Marina y que a primera orden debe emprender la marcha con igual destino otro que se encuentra ya listo en el Departamento cae Cádiz, ha tenido a bien disponer pase a la isla de Cuba a las ordenes del General en Jefe, para que éste lo destine donde las necesidades del servicio lo reclamen, al Coronel del expresado Cuerpo D. Serafín de la Piñera y Pérez.
De Real orden lo digo a V. E. para su conocimiento.- Dios guarde a V. E. muchos años.- Madrid 28 de Mayo de 1895.- JOSÉ M. DE BERANGER.-Señores ....
------------

Excmo. Sr.: En la revista de inspección que por Real orden de 3 de Junio he pasado a las fuerzas de Infantería de Marina del Departamento de Cádiz, con la venia del Capitán General, he podido observar: Que las del segundo batallón del primer regimiento, en los ejercicios verificados en el campo de maniobras tanto en el orden abierto como en el cerrado, me han demostrado, con el perfecto conocimiento de los reglamentos tácticos, la marcialidad y despejo que poseen; la seguridad que tienen en su instrucción y las ventajas que de ella pueden obtener; el espíritu militar que revelan, la disciplina y subordinación que han sabido inculcarles tan excelentes Jefes y Oficiales en tiempo tan corto, me ha satisfecho en tan alto grado, al convencerme de lo mucho que habrán trabajado para conseguir que su marcha se haya verificado en tan excelentes condiciones, que no dudo prestarán con facilidad y quizá con gloria para su arma el servicio que se les exija en la actual campaña de Cuba. Se han cumplimentado exactamente cuantas disposiciones se han dictado por este Centro, y tanto el correaje como el vestuario y el demás material sanitario y de campaña los he encontrado en el mejor estado y en disposición de que sea muy útil, revelando todo el mayor esmero, acierto y cuidado, con la previsión y celo exagerado que en esta ocasión han desplegado estos Jefes y Oficiales, y más especialmente su Teniente Coronel D. Manuel del Valle; de esta manera y para la íntima satisfacción que a cada uno pueda corresponder, lo he mandado circular en la orden del Cuerpo la víspera de su salida, y como prueba inequívoca de cuanto antes digo, hago consignar el hecho que más me ha llamado la atención al ver trasladarse desde el patio de su cuartel, donde les arengué convenientemente, hasta el barco en el increíble tiempo de dos horas, con toda la gran impedimenta que arrastra un batallón en marcha, sin haber ocurrido el más insignificante detalle que tener que lamentar, gracias a las expertas y nunca bien aplaudidas disposiciones del Capitán General del Departamento, secundado admirablemente por las demás autoridades, tanto militares como civiles, y la población entera, que rivalizando en entusiasmo, en atención y en cariño, han hecho a este batallón una despedida tan solemne como sentida, acompañando al vapor hasta que estuvo en franquía y dejando en mí esta manifestación un recuerdo tan grato como eterno, que no puedo menos de agradecer y participar a V. E. en nombre de la Infantería de Marina; haciendo también mención de la despedida patriótica, entusiasta y cariñosa expresada por el Capitán General del Departamento en el acto solemne de la misa de campaña y en nombre del Gobierno de S. M., la Marina y V. E.
Verificada otra visita al primer batallón, cuadro de reclutamiento, he encontrado todo en el mejor y más excelente estado de servicio, siendo únicamente de lamentar que sea muy difícil su situación financiera por carecer de los créditos que los batallones tienen contra la Hacienda, y que ascienden a la respetable suma de 300.000 pesetas en concepto de consignaciones completas dejadas de abonar, pertenecientes a los meses de Junio del 88 a igual mes del 90, otras partidas de presupuestos cerrados y muchos meses que no han cobrado por completo, dando lugar, como V. E. comprenderá, a que esta situación sea insostenible, pues se deben cantidades a los contratistas, y a no ser porque en distintas ocasiones se han facilitado algunos recursos del fondo de reserva del Departamento, por disposición de aquella primera autoridad, no se hubiera podido ni aun atender a lo más perentorio de sobras y rancho. Considero también preciso el aumento de personal de todas las clases de tropa, pues han quedado tan reducidas, que no puede montarse ninguna guardia de una manera militar y como dispone la Ordenanza; se han suprimido todas las guardias que no son absolutamente indispensables, y las existentes sólo han quedado con plantones; lo mismo sucede con todos los demás servicios mecánicos é interiores del cuartel, para poder continuar en el brillante estado de policía ó higiene, puesto que no puede abandonarse un edificio de aquellas proporciones y de tantas dependencias. También para completar de clases el segundo batallón, ha sido necesario agregar al primero todos los embarcados, resultando que por esta causa y el destacamento constante de Río de Oro, tienen muchos ausentes, y si han de cubrir el servicio que antes hacían los dos batallones, es imprescindible el aumento de un sargento, tres cabos primeros y dos cornetas por compañía y completar el número de soldados de este batallón hasta tener los mismos que se consignan en el nuevo presupuesto, debiendo tener una banda de treinta muchachos cada regimiento, que puedan reemplazar, no sólo a éstos, sino también cubrir las vacantes que natural y desgraciadamente ocurrieran en Cuba.
Después de la partida del batallón me he dedicado a visitar minuciosa y muy detalladamente la clausurada Academia, con el fin de conseguir su reapertura con los menores gastos posibles. El material de la misma está tan perfectamente cuidado y conservado, que es muy suficiente para cuanto los alumnos puedan necesitar en su más completa instrucción técnica y militar, pues es el que ha servido a las últimas promociones; el local es amplio, cómodo é higiénico, no necesitando hacer ninguna consignación especial para el más perfecto funcionamiento de dicho Centro de enseñanza; solo con los fondos efectivos que conserva desde que se cerró y el abono de las 23.000 pesetas que se le adeudan desde Julio del 85, basta para que hagan algunas pequeñas reparaciones que necesita el edificio en general si ha de recibir con decencia a los que ingresen de la convocatoria próxima; limpieza y pintura de casi todo el material y la sola adquisición del utensilio para el número de plazas que existan, vajilla, menajes de cocina y demás que dispone el Reglamento de la misma, que después serán cargo a los interesados. Urge, en mi concepto, nombrar el personal de la misma para que en el corto tiempo que les queda puedan prepararla convenientemente, y de esta manera, utilizando algunos recursos de brazos y útiles que posee aquel regimiento, consigan hacer cuanto sea necesario, más económica y ordenadamente, debiendo en este caso dar amplia autorización y libertad a los Jefes que tendré, el honor de designar a V. E., pues su celo por una parte, el entusiasmo por otra y sus cualidades, me hacen esperar un resultado lisonjero, dentro de los deseos e instrucciones de V. E., que para todo he tenido constantemente presente. Últimamente, Excelentísimo Señor, me cabe la satisfacción de no haber tenido nada que reprender; la mayor de haber aplaudido siempre y no tener que expresar ni la más insignificante de las quejas: pruebas bien claras del espíritu que poseen, de la subordinación que observan y de lo muy satisfecho que he quedado en mi visita de inspección, del celo, inteligencia, amor al servicio y pundonoroso comportamiento de todos los Sres. Jefes y Oficiales, así como de las excelentes condiciones de las clases de tropa; permitiéndome significar a V. E. sobre todo al digno Brigadier, Excmo. Sr. D. Adolfo Colombo, por su mayor iniciativa y autoridad, secundada oportunamente por el Coronel D. Eduardo Calvo. Terminada la revista, he dispuesto se consigne también en la orden del Cuerpo mi completa satisfacción, que he participado al Capitán General y que repito a V.E. en cumplimiento de la comisión con que V. E. me honró en Real Orden de 3 de Junio actual.- Dios Guarde a V.E. muchos años.- Madrid 16 de Junio de 1.895.- Olegario Castellani.- Excmo. Sr. Ministro de Marina.
---------------

Excmo. Sr.: En vista, de la escasez de fuerza con que cuentan en la actualidad los primeros batallones de Infantería de Marina destinados en la Península para hacer frente a las atenciones del servicio de los Departamentos, guarniciones de buques, relevos de fuerza cumplida de los Apostaderos de la Habana y Filipinas y poder cubrir las bajas que por diferentes conceptos ocurran en los batallones del expresado Cuerpo que operan en la isla de Cuba y teniendo en cuenta existen créditos en el presupuesto en ejercicio para poder aumentarse la indicada fuerza, S.M. el Rey (q. D. g.) y en su nombre la Reina Regente del reino, de acuerdo con lo propuesto por la Dirección del Personal de este Ministerio e informe emitido por la Intendencia General del mismo, se ha servido disponer que mientras se encuentren los segundos batallones del referido Cuerpo en la isla de Cuba, se aumenten a cada primer batallón cuatro sargentos segundos, ocho cabos primeros, ocho cornetas y 187 soldados, como asimismo que las compañías de Guardias Arsenales consten del personal que tenían asignado antes de 1º de Julio próximo pasado, aumentándose por tanto en la actualidad la de Cádiz con 60 soldados y 40 la de Cartagena y Ferrol, respectivamente. Es asimismo la soberana voluntad de S.M. que cada compañía de los expresados primeros batallones tenga siempre tres educandos de cornetas, para que de esta manera puedan cubrirse mejor las bajas que ocurran de cornetas, tanto en los batallones que se encuentran en Cuba como en las fuerzas de los Apostaderos, guarniciones de buques y Departamentos.
De Real orden lo digo a V.E. para su conocimiento y el de esa corporación.- Dios guarde a V.E. muchos años.- Madrid 17 de Agosto de 1.895.- José M. Beranger.- Sr. Presidente del Consejo Consultivo de la Marina.
-------------------
Excmo. Sr.: S.M. el Rey (q. D. G.), y en su nombre la Reina Regente del reino, se ha servido disponer sean nombrados en cada primer batallón de Infantería de Marina, 60 soldados de los que tienen instruídos, con destino a los segundos batallones de sus respectivos regimientos que se encuentran de operaciones en la isla de Cuba para cubrir las bajas que en los mismos existen, cuya fuerza deberá emprender viaje para dicha isla en el último correo del mes de Octubre próximo, para lo cual la que se nombre en el Departamento de Cartagena será pasaportada con la antelación conveniente para Cádiz, a fin de que unida a la de este Departamento embarquen en el mismo correo. Esta fuerza irá conducida por el Capitán D. Manuel Soler, destinado al segundo batallón del primer regimiento por Real orden de 19 del mes actual, y la perteneciente al Departamento de Ferrol, que deberá embarcar en la Coruña también en el último correo del expresado mes, por el de igual empleo D. Juan Cantalapiedra Rivacoba, destinado al segundo del segundo por igual Real orden.
De Real orden lo digo a V.E. para su conocimiento y fines correspondientes.- Dios guarde a V.E. muchos años.- Madrid 25 de Septiembre de 1895.-JOSÉ M. DE BÉRÁNGER.- Sres. Capitanes Generales de los Departamentos.
--------------

DESTINOS
Excmo. Sr.: S.M. el Rey (q. D. g.), y en su nombre la Reina Regente del reino, se ha dignado expedir el Real Decreto siguiente:
" A propuesta del Ministro de marina, en nombre de mi augusto hijo el Rey D. Alfonso XIII, y como Reina Regente del reino, teniendo en cuenta que en la actualidad opera en la isla de Cuba una brigada de Infantería de Marina, vengo en nombrar a las órdenes del General en Jefe de aquel Ejército al Brigadier de Infantería de Marina D. Joaquín Albacete y Fuster.- Dado en Palacio a 15 de Noviembre de 1.895.- El Ministro de Marina, José M. de Beranger."
De Real orden lo digo a V.E. para su conocimiento y el de esa corporación.- Dios guarde a V.E. muchos años.- Madrid 15 de Noviembre de 1.895.- El Ministro de Marina, José M. de Beranger.- Sr. Presidente del Centro Consultivo de la Marina.
---------------
UNIFORMIDAD
Excmo. Sr.: En vista de lo propuesto por la Dirección del Personal de este Ministerio, S.M. el Rey (q.D.g.), y en su nombre la Reina Regente del Reino, ha tenido a bien disponer que, entre tanto se promulga la Ley constitutiva de la Armada, los Alféreces del Cuerpo de Infantería de Marina, sin variar su denominación, usen en lo sucesivo las divisas adoptadas para los segundos Tenientes del Ejército por Real Orden de aquel Departamento de 6 de Agosto de 1896, las cuales son: "Dos trencillas, una de oro y otra de plata, y dos estrellas de los mismos metales en las bocamangas y dos trencillas iguales a aquellas en el ros o en la gorra".- De Real orden lo digo a V.E. muchos años.- Madrid 20 de Diciembre de 1895.- José M. Beránger.- Sr. Presidente del Centro Consultivo de la Marina